Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.   Aceptar

 
Català  |   Español

¿Cuándo empezar a sacar a nuestro cachorro a la calle?

Es importante sacar a nuestro cachorro lo antes posible y exponerlo a nuevos ambientes

“El veterinario nos recomienda que nuestro cachorro no salga a la calle hasta que tenga la tercera vacuna”

Como es lógico los veterinarios se preocupan por la salud de nuestro pequeño cachorro. El riesgo de contagio de un cachorro depende de su nivel de inmunidad y de la presencia de agentes infecciosos en el ambiente. La inmunidad aumenta con las sucesivas vacunas hasta que alcanza el 99% a los cinco meses. También depende de la seguridad de los diferentes ambientes, pero ningún animal es inmune al cien por cien.

En los últimos años se empieza a valorar la importancia de sacar y exponer el cachorro (socialización) a nuevas situaciones lo antes posible. Eso quiere decir antes de que tenga la tercera vacuna. Hay que pensar que con cachorros tímidos podemos perder un valioso tiempo si no lo exponemos lo antes posible.

Lamentablemente, los cachorros no están siempre libres de peligro. Puede haber polvo en el aire con gérmenes de parvovirosis que llegue a nuestro jardín, también puede haber alguien que nos visite y haya pisado orina o heces infectadas y traerlas en los zapatos. Así pues su seguridad no sólo depende de tenerlos encerrados.

Si realmente nos preocupa su salud física, aconsejaría que los cachorros no visiten lugares “potencialmente infecciosos” como pueden ser pipicanes, parques donde normalmente lo visiten otros perros, tampoco deberíamos dejarlo oler pipis y otras cacas de perros hasta que tenga todas sus vacunas en regla pero si que podemos:

  • Sacarlo a la calle de manera controlada y por períodos muy cortos de tiempo.
  • Puede pasear por la acera y no dejarlo oler pipis ni cacas de otros perros.
  • Si pasamos por una zona “potencialmente peligrosa” debemos alzar al perrito en brazos.
  • Llevarlo en brazos para que se acostumbre a nuevas situaciones: gente, ruidos, nuevos espacios. Un cachorro en brazos es altamente atractivo para los niños y personas. Hay que aprovechar esta circunstancia para dejar que lo acaricien el mayor número de personas. También podemos dejar que le den trocitos de premios.
  • Sacarlo a dar paseos en coche. De esta manera habituaremos desde las primeras semanas a que disfrute del vehículo.
  • Llevarlo de visita a casa de alguno de nuestros amigos.


Un lugar altamente peligroso para un cachorro que no ha desarrollado toda su inmunidad son las clínicas veterinarias. Aunque las mesas se limpien y esterilicen después de cada visita, el suelo se suele limpiar una vez al día. Así pues, cuando se visite al veterinario hay que tener la precaución de llevarlo en brazos hasta que abandonemos la clínica. Ojo también con los accesos a la clínica, suelen tener orines de los animales que han entrado o salido del veterinario.

¿Cuántos paseos?:

Sacaremos al perrito 3 veces al día; una vez por la mañana, otra al mediodía y otra por la noche. Hay que pensar que cuando son cachorros tendremos que sacarlos con mucha frecuencia para que hagan pipis y cacas (ver apartado específico) pero estas salidas no cuentan.

Hasta los 3 meses: 50 metros y regresar
De los 3 a 4 meses: 150 metros y regresar
A partir de los 4 meses: Iremos incrementando progresivamente los paseos y las zonas del paseo pero sin forzar al perrito. Si vemos que el perro se cansa podemos parar unos minutos para que se reponga y continuar al cabo de ese tiempo.

Hay que ir con cuidado de no excederse con los paseos en la etapa de cachorros. Puede ser perjudicial. También si la llegada del cachorro coincide con la época de verano hay que cuidar las horas de máximo calor y evitarlas.
A partir del año un perro puede pasear todo lo que su musculatura y forma física le permita. Aunque el perro ya sea adulto hay que seguir teniendo cuidado con las épocas de máximo calor y evitar las horas punta. Recomendamos los paseos más largos a primera hora y al anochecer donde las temperaturas son más suaves. Al mediodía puede ser un paseo corto para que haga sus necesidades.

Recordar, si nos animamos a sacar a nuestro pequeño cachorro antes de que tenga sus vacunas debemos evitar todas las zonas “potencialmente” peligrosas, pero podemos exponerlo a muchas situaciones si somos cuidadosos que beneficiaran el carácter del perrito.

Compartir