Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.   Aceptar

 
Català  |   Español

Miedo a los petardos - Que podemos hacer

El miedo a los petardos es un miedo "irracional". Lo más importante es velar por la seguridad de nuestra mascota previniendo que se escape o lesione intentado huir.

Lo primero que debemos decir es que el miedo a los petardos es un miedo "irracional" y que por tanto, es muy difícil de controlar. Es muy importante NUNCA reñir a un pero que tiene miedo a los petardos, aunque su comportamiento no sea adecuado, ya que no es consciente y muchas veces obedece a un instinto de supervivencia.

Es importante que tengamos cuidado de que el perro no se escape o salte desde las habitaciones o balcones y poner en peligro su vida. Tenemos que pensar que muchos perros entran en pánico y por tanto no prevén el peligro. Lo más importante es velar por su seguridad.

QUE PODEMOS HACER

  1. Cerrar ventanas y bajar las persianas y hasta poner música para mitigar el sonido del exterior.
  2. Dejar que el animal escoja libremente el lugar de la casa dónde se sienta seguro. "Esconderse en un lugar oscuro y pequeño cuando hay un peligro está dentro de la naturaleza del perro y el gato. Si no dejamos que lo haga aumentarás su inseguridad".
  3. Mantener la calma y actuar con naturalidad. Dar excesiva atención en una crisis puede reforzar al perro. "La atención, cuando esté calmado".
  4. Poner música suave ayudará a mitigar los sonidos. Igualmente podemos encender un ventilador ayudará a que esté un poco más fresco.
  5. Podemos adecuar un espacio dónde el animal se sienta seguro y protegido, tipo trasportín y permitirle que el perro pueda ir cuando tenga miedo. Si hace falta lo podemos cubrir con una manta, para una vez más, mitigar el sonido.
  6. Si tenemos un animal que verdaderamente tiene fóbia o vivimos en una zona dónde sabemos seguro que habrá muchos petardos podemos optar por llevar a nuestro perro a una residencia o un hotel canino. La mayoría de ellos están a las afueras de las ciudades y por tanto, no notan tanto los efectos de la berbena. Esta es una de las opciones que han ganado seguidores en los últimos años. 

LO QUE NO TENEMOS QUE HACER

  1. Llevar suelto al perro ese día o días antes. "Puede asustarse en cualquier momento y huir. Un perro asustado no escucha, ni obedece, ni dispone de ninguno de sus instintos de alerta".
  2. Utilizar la técnica llamada inundación, que consiste en rodear o exponer al perro de petardos explotando. "puede llegar al extremo que el animal de desespere tanto que se quede paralizado y quedar afectado para toda su vida".
  3. Por este mismo motivo, no sacaremos al animal cuando haya petardos, ya que sería exponerlo y alimentar su fobia. "Prevé que haga las necesidades antes que empiecen todos los petardos. Se recomienda que el animal haga salidas cortas y cerca de casa por si quiere volver.
  4. Dejar al animal solo. "Puede autolesionarse o escaparse". Esto es especialmente importante si el animal ha estado medicado. "Cada animal es un mundo y es imposible prever su reacción delante de un determinado medicamento".
  5. No restringir que el perro se esconda o escoja el sitio dónde se sienta más seguro. Si el perro quiere esconderse en un sitio dónde él se siente cómodo lo tenemos que permitir. Es común que elijan los cuartos de baños, debajo de la cama, garajes, etc.

¿ES BUENO MEDICAR?

Esta es una decisión que tiene que tomar el veterinario de confianza. La medicación "es el ultimo recurso", y recuerda que famosos fármacos como la conocida "pastilla contra los petardos" está desaconsejada por los veterinarios, ya que este medicamento paraliza al perro pero que este sigue sintiendo aquello que le da miedo.

Los veterinarios, en caso de considerar que el animal necesita una ayuda externa, lo primero que hacen es recomendar el uso de feromonas, que tranquilizan a los animales haciendo que reconozca un olor que mitiga las situaciones que ellos perciben como adversas.

Compartir