Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.   Aceptar

 
Català  |   Español

Beneficios para los niños de terner mascotas

Una mascota puede ofrecer muchos beneficios para el desarrollo físico, social y emocional de los niños

La introducción de una mascota en la casa no solo puede ser una fuente de amor y entretenimiento para los niños, también les puede ayudar a su desarrollo.

Muchas familias deciden adoptar o comprar una mascota cuando tienen un niño. Introducir un gato o un perro en casa no es una decisión a tomar a la ligera. En primer lugar, siempre tiene que ser un compromiso por parte de los padres, no del niño, ya que en el fondo la responsabilidad del bienestar de la mascota es de ellos. Nunca hemos de asumir que los niños se encargaran del animal aunque haremos lo posible para involucrar en las tareas diarias del cuidado del animal. Si se acepta este compromiso y se encuentra a la mascota adecuada para toda la familia, los beneficios duraran muchos años.

Algunos de los muchos beneficios de tener una mascota. 

A nivel FÍSICO:

  • Mejora en las habilidades motoras, ya que el hecho de tener un perro hace que los niños corran, paseen o jueguen con su animal. Estas actividades, además de ejercitar al animal, ayudan al hecho que los niños abandonen las actividades sedentarias y se muevan.

A nivel SOCIAL:

  • Los gatos y los perros son grandes facilitadores sociales. Prueba de eso es que los niños son más propensos a acercarse y a interactuar con otros niños si estos tienen una mascota. Por tanto, una mascota puede ser el puente entre un niño menos abierto socialmente y otros compañeros de juego potenciales. Las mascotas nos aceptan tal como somos. En los niños, esto se traduce en una clase práctica de como han de funcionar las relaciones sociales.
  • La mayoría de los niños que tiene un gato o un perro en casa prefieren jugar con ellos antes que encender la televisión, el ordenador o ponerse a jugar con un videojuego. Con una mascota, los niños tienen la oportunidad de relacionarse, jugar conectar y educar a otro ser vivo. 
  • Está demostrado que las personas que en su infancia han tenido contacto con una mascota encuentran menos dificultades para mantener una relación interpersonal positiva con otras personas y que ejercen de estabilizadores de la conducta infantil.

A nivel del DESARROLLO EMOCIONAL:

  • Los animales fomentan la responsabilidad y el respeto por los otros. Desarrollan la capacidad de tener cuidado de otro ser vivo. De hecho, según el Observatorio del Vínculo de la Fundación Affinity, si los niños llegan a casa con problemas, buscan consuelo en padres y mascota por igual. También provocan sentimientos de competencia y seguridad, dos sentidos desarrollar ene l ciclo de la vida para conseguir un correcto equilibrio emocional del niño.
  • Contribuyen a fomentar la alegría y recuden la sensación de tristeza y de amenaza. En el trato con los animales podemos aprender muchas cosas de manera natural y sin constantes explicaciones pero con una elevada motivación. 
  • Una mascota puede favorecer la autoestima y el sentido de la responsabilidad en los niños. A medida que crecen se implican más en el cuidado de los animales, consiguen ganar autoconfianza. 

Un estudio de la Fundación Affinity (2013), demuestra que cuando los niños tienen miedo por la noche lo primero que hacen es encender la luz y después en la misma medida, abrazar a su mascota o llamar a sus padres. También que 8 de cada 10 niños entre 9 y 12 años prefieren jugar con su mascota antes que con un videojuego y segundo el mismo estudio está comprobado que en un 60% de los casos el niño asocia al perro o gato con un "compañero de actividades y juego".

Finalmente, las mascotas pueden ser también una ayuda terapéutica. Con niños hiperactivos y autistas, las mascotas pueden ayudarlos a abrirse o tranquilizarse. También en el caso de los niños con discapacidad el tener una mascota puede ayudar a su sociabilización, ya que aumenta la aceptación por parte de otros niños.

En definitiva, las mascotas pueden convertirse en el mejor aliado de los padres y educadores para la socialización de niños y adolescentes. Si el interés por los animales de compañía se suma al cuidado adecuado, las mascotas pueden ser una fuente indiscutible de salud física, psíquica y social para los más pequeños. 

 



 

Compartir