Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.   Aceptar

 
Català  |   Español

¿Porqué tiran de la correa los perros?

Nunca utilizaremos collares de puntas, de ahogo o eléctricos ya que puedes dañar al animal y su confianza. La clave es paciencia y continuidad

Que los perros estiren de la correa es uno de los problemas más habituales en la relación perro-propietario y una de las consultas más frecuentes. Los perros pueden tirar de la correa por diferentes motivos: como síntoma de entusiasmo al llegar al parque, para seguir un rastro, para conocer a otros perros, por la presión del collar misma… y otros estiran simplemente porque tienen algo que estirar y quieren jugar.

Los perros enseñados a caminar con correa y sin tirar son más manejables y seguros. Así los paseos o excursiones serán una experiencia positiva y agradable para todos e incrementaremos las veces que queremos pasear a nuestro animal.

La correa tiene que ser ligera y fina. No recomendamos el uso de los “flexis”. Las de cuero suelen ser muy agradables o las de nylon. Es ideal que tenga entre 1,5 a 2 metros de largo.

¿Que hacer cuando nuestro perro tira?
Si el perro empieza a tirar de la correa, sencillamente nos pararemos y dejaremos de movernos. No es buena idea pegarle tirones, hay que llamarle para que venga hacia nosotros. Cuando se nos acerque y la correa esté relajada de nuevo, premiaremos con la voz y continuaremos con el paseo. Nunca debemos continuar con el paseo si la correa está tensa. El perro tiene que aprender que cuando tire a la correa, se acaba el paseo – aunque sea sólo unos momentos – y que si quiere continuar caminando hay que dejar de tirar.

Este es el método ideal, dado que no requiere ningún tipo de tirón pero a la vez somos conscientes del tiempo que puede llevar y la escasa paciencia que nos caracteriza a los humanos, por ello podéis utilizar collares que pueden ayudarnos temporalmente a que el perro no tire, como el "Bubs" o “Gentle Leader”. Este tipo de arnés han sido diseñados para desalentar al perro con suavidad y lograr que deje de tirar cuando va de paseo. A diferencia de los collares tradicionales, este arnés nunca provoca estrangulamiento porque la tira frontal se apoya sobre la parte baja del pecho y no sobre el cuello. 

Nunca utilizaremos collares de puntas, de ahogo o eléctricos ya que puedes dañar al animal y su confianza, además muchos perros acaban acostumbrándose al dolor que este tipo de collares provoca.

Compartir